jueves, 20 de noviembre de 2014

La Vulneración " invisible " de los Derechos de la Infancia



Hoy se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia para conmemorar la aprobación, por parte de la Asamblea general de las Naciones Unidas, de la Convención sobre los Derechos del Niño, el 20 de Noviembre de 1989. Un texto que recoge en sus 54 artículos, los derechos sociales, económicos, culturales, civiles y políticos de todos los niños y es de obligada aplicación por todos los gobiernos que la firmaron. El documento recoge también la responsabilidad de padres, profesores , personal sanitario y toda persona relacionada con el mundo de la infancia. 

La Declaración universal de los Derechos de la Infancia se basa en 4 principios fundamentales:

*La no discriminación: todos los niños tienen los mismos derechos.

*El interés superior del niño: cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño.

*El derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo: todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado.

*La participación: los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.


Estos cuatro puntos se recogen en Diez Principios de obligado cumplimiento por las naciones que hayan firmado la Declaración . 


Pero yo, como cada año, no puedo dejar de pensar en que ojalá este día y otros muchos que reivindican derechos fundamentales, ya no tengan razón de ser. Los niños deberían ser nuestro más preciado tesoro y no solo por el hecho de que serán los ciudadanos del mañana, sino por el simple hecho de ser esas pequeñas personitas, puras e inocentes que necesitan de nuestro amor y cuidados.

Desgraciadamente, aún hay millones de niños en todo el mundo, que padecen hambre, abandonos, guerras, enfermedades, maltrato, abuso, explotación y multitud de penurias inimaginables para quienes vivimos en el "mundo desarrollado" . Los derechos de la infancia son constantemente vulnerados en diversos ámbitos, algo que deberíamos recordar siempre y no solo en días cómo hoy. 

Sin embargo, y sin querer menoscabar la enorme importancia de lo mencionado anteriormente, me gustaría reflexionar acerca de otro tipo de vulneración de estos derechos quizás no tan visible, ni llamativa, pero que también considero muy importante. Todos tenemos en mente a los niños del tercer mundo y pensamos que nuestros hijos, acomodados en una sociedad que les garantiza educación, sanidad y otras necesidades , tienen cubiertos los requisitos de la Declaración Internacional de los Derechos del Niño. Pero no siempre es así, muchas de las acciones que se dan tanto en el hogar como en la escuela y que solemos considerar como lícitas, vulneran algunos de estos derechos.

Os cito a continuación, algunos ejemplos que me vienen a la cabeza así de pronto y os invito a que compartáis con nosotras vuestros pensamientos si así lo deseais :

* Cada vez que hacemos uso o apología del castigo físico, en aras de la educación. Esto en España y otros países constituye un delito por tratarse de una agresión física hacia otro ser humano con el agravante de que es un menor . No voy a profundizar en el tema porque en unos días compartiré un post sobre ello. Tan solo decir que la violencia, además de ser inaceptable bajo cualquiera de sus formas, no educa , ni enseña nada. Quizás el niño modifique su conducta, pero lo hará por temor a las represalias no porque haya aprendido el porqué .

" El artículo 19 de la Convención de los Derechos del Niño señala que es obligación del Estado proteger a los niños de todas las formas de malos tratos perpetradas por padres, madres o cualquier otra persona (...) "

" En España se ha modificado el Código Civil para que no contemple la posibilidad de que los niños y niñas puedan ser golpeados por sus padres.

Artículo 154: .....La patria potestad se ejercerá siempre en beneficio de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a su integridad física y psicológica... "



* Cada vez que les gritamos, humillamos, ridiculizamos o amenazamos porque pensamos que se han portado mal o no han hecho las cosas cómo queríamos. Los niños sufren cuando esto sucede, al igual que nos ocurre a los adultos cuando en nuestro trabajo o en nuestro entorno no nos sentimos aceptados. La diferencia está en que nosotros tenemos o deberíamos tener recursos para defendernos. Además solemos gozar de la empatía de otros adultos. En los niños, estas acciones, se consideran lícitas y no se tiene en cuenta que el daño emocional puede ser tan perjudicial como el físico, sobre todo si pensamos que están aprendiendo y creando las redes neuronales que determinaran su personalidad futura. Es curioso cómo nos sorprendemos de determinados comportamientos de los niños que, si fuésemos capaces de mirarnos a nosotros mismos, reconoceríamos al instante.

* Cada vez que no atendemos al llanto o a las demandas de los niños  por miedo a malcriarles, cuando aplicamos métodos de adiestramiento del sueño o ignoramos sus deseos de estar acompañados,  cuando no les permitimos expresar sus emociones, les obligamos a comer sin hambre, a controlar esfínteres antes de tiempo... , en definitiva, cada vez que no respetamos sus ritmos y necesidades biológicas, estamos vulnerando sus derechos.

" El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material " ( Principio VI )

" El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación" ( Principio IX )


* Cada vez que separamos a un niño de corta edad de su madre. En muchos hospitales los recién nacidos aún son llevados al nido sin que haya ninguna causa justificada para ello. A las madres que sufren una cesárea en la mayoría de los casos no les permiten practicar el piel con piel y es frecuente que en algunos centros no dejen a los niños ser acompañados por sus padres para determinadas pruebas vulnerando así lo establecido en la Carta Europea de los Derechos del Niño Hospitalizado. Pero también se produce separación cuando obligamos a los niños a pasar largas horas en colegios y guarderías, ya sea por necesidad o por que pensamos que necesitan socializar. Los niños de corta edad, lo que necesitan es estar en familia y las falsas políticas de conciliación no lo permiten.

" Salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre " ( Principio VI )


* Cada vez que la escuela les carga de deberes o les castiga sin recreo estamos vulnerando el derecho a disfrutar plenamente de juegos y recreaciones. La mayoría de los adultos trabajamos nuestras horas y no solemos llevarnos el trabajo a casa, salvo excepciones. También disfrutamos por ley de nuestro rato de descanso durante la jornada laboral. ¿ Cómo es que entonces los niños tienen que pasar las horas fuera de la escuela haciendo infinidad de tareas ? ¿ Y cómo es posible que se les prive de su rato de descanso durante la jornada escolar ?

" El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deberán estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho " ( Principio VII )

* Cada vez que decidimos por ellos, ignoramos sus opiniones o no les consultamos acerca de las cuestiones que les atañen directamente a ellos o a la familia.

¿ Dónde quedó eso que se recoge en los 4 principios fundamentales y que dice : 

" participación: los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta " ?

Estas son solo algunas muestras de acciones que en nuestra sociedad están normalizadas tratándose de niños y que vulneran sus derechos. Estoy segura de que si lo pensamos un poco encontraremos muchas más.

Si queréis conocer el texto de la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia podéis leerlo AQUÍ .





Un abrazo y mis deseos de que todos los días sean Día del Niño

Jasmin Bunzendahl 





No hay comentarios:

Publicar un comentario